Ricardo Rocha ignora la ley de símbolos patrios
By: Date: diciembre 4, 2006 Categories: Personal

Ricardo Rocha ignora la ley de símbolos patrios

Es de suponerse que el reportero Ricardo Rocha sepa de que se trata cuando redacta algo, El y los demás reporteros.

Hoy en un BBS leí una cita a un articulo de este señor. Donde me atrevo a sugerir que especula y no sabe lo que redacta. Pongo a continuación su artículo

La ruptura que viene
http://www.eluniversal.com.mx/columnas/62202.html
Detrás de la Noticia
Ricardo Rocha
04 de diciembre de 2006

Si fuera por los ademanes y el rostro de Felipe Calderón, estaría muy claro que ha de romper pública y notoriamente con Vicente Fox. Se negó hasta en dos ocasiones -viernes a medianoche y por la mañana- a recibir la banda presidencial de manos de un Fox ignorante de la ley y el protocolo. Primero el intermediario fue un cadete y luego el presidente de la Mesa Directiva, Jorge Zermeño, a quien Felipe pidió en medio de la gritería que le recibiera la banda a Fox y luego se la diera a él para no tener el menor contacto con el ex presidente. Así que se hizo mueca agria la última bravata -de que “me dará un gran gusto poner la banda en su pecho”- de un Fox que apareció macilento, ojeroso y exhausto en un acto en que dio la impresión de que ni Felipe lo esperaba. Pero ahí estuvo, terco, empecinado y sobre todo aprovechándose del último instante para ilustrar su tesis de que él, Fox, ganó dos veces: en el 2000 y en el 2006, y que Calderón le debe la vida y la Presidencia.

Por eso urge el deslinde. Y tal vez esos gestos de fastidio y rechazo sean el preámbulo. Son muchas las razones: el proceso de entrega-recepción no ha sido precisamente terso; ahora Felipe y los suyos saben que Fox construyó una gigantesca mentira mediática sobre los logros de su gobierno y que los spots del autoelogio son en la realidad cifras y datos duros, muy duros, sobre el desastre económico y social en que la ex familia presidencial deja al país; los abusos y las trapacerías de Vicente, Marta y parentelas lo obligarán a hacer justicia reconociendo que los panistas son iguales que los priístas cuando de latrocinios se trata, aunque le darán una oportunidad de legitimación irrepetible; ahora más que nunca Calderón sabe que nunca fue el candidato de Fox y que por eso le deja una herencia maldita de deudas políticas, animadversiones e imposiciones en el Congreso y el gabinete, de las que Felipe debe desprenderse lo antes posible.

Pero lo mas grave de todo es este país dolido, fracturado, confrontado, rabioso y roto que Calderón -ahí sí ni modo- recibe de manos de Fox. Por eso el 1 de diciembre fue un día caótico y ha marcado con el mal fario a la presidencia calderonista. Las protestas dentro y fuera del palacio legislativo, la estupefacción y el llanto de muchos se debieron a esa sensación de ira mal contenida por lo que consideran un fraude electoral y en el mejor de los casos una imposición de Fox que se ha vuelto agravio imperdonable.

Por supuesto que Calderón tiene una gran responsabilidad en el hecho de haber comenzado tan atropelladamente su sexenio. Se negó a impulsar el conteo voto por voto, que hubiera dado la certidumbre generalizada de la que careció el proceso electoral, y no supo o no pudo o no quiso contemporizar con sus opositores durante cinco largos meses de julio a diciembre.

Ahora falta ver de qué está hecho Felipe Calderón. Si piensa gobernar nada más para los que lo protegieron en la Cámara de Diputados y los que lo arroparon en el Auditorio Nacional, o lo hará también para quienes creen que no ganó, y lo increparon en San Lázaro y lo abuchearon en el zócalo.

El país ya está dividido pero podría estar escindido si opta por la primera opción. No hay de otra, deberá legitimarse con acciones realmente incluyentes. En sentido contrario corre el riesgo de una presidencia fuerte pero ajena al consenso nacional. Es importante contar con la protección de policías y militares pero le es indispensable concitar el apoyo popular. Los retos ahí están: los múltiples escenarios de la violencia desatada -como nunca antes- por el crimen organizado y el narcotráfico, la injusticia social permanente en que sobreviven apenas millones de mexicanos, la brutal concentración del ingreso, la ausencia de empleos dignos y suficientes, el decaimiento del mercado interno, la baja en la productividad, los elevados índices de corrupción, el todavía sistemático atropello a los derechos humanos. Pero, sobre todo, el gran desafío de la pobreza de los más que cada vez tienen menos frente al despilfarro de los cada vez menos que tienen más, y los excesos de un gobierno guango y rico que es un insulto para una población de estrecheces y miseria.

El hecho es que, de cualquier manera, Felipe Calderón es ya el Presidente de México. Falta que lo sea de todos los mexicanos.

ddn_rocha@hotmail.com

Pues bien en el primer parrafo se lee

Si fuera por los ademanes y el rostro de Felipe Calderón, estaría muy claro que ha de romper pública y notoriamente con Vicente Fox. Se negó hasta en dos ocasiones -viernes a medianoche y por la mañana- a recibir la banda presidencial de manos de un Fox ignorante de la ley y el protocolo. Primero el intermediario fue un cadete y luego el presidente de la Mesa Directiva, Jorge Zermeño, a quien Felipe pidió en medio de la gritería que le recibiera la banda a Fox y luego se la diera a él para no tener el menor contacto con el ex presidente. Así que se hizo mueca agria la última bravata -de que “me dará un gran gusto poner la banda en su pecho”- de un Fox que apareció macilento, ojeroso y exhausto en un acto en que dio la impresión de que ni Felipe lo esperaba. Pero ahí estuvo, terco, empecinado y sobre todo aprovechándose del último instante para ilustrar su tesis de que él, Fox, ganó dos veces: en el 2000 y en el 2006, y que Calderón le debe la vida y la Presidencia

Pero lo que este señor desconoce es que la ley sobre símbolos patrios establece en su artículo 37, el cual dice:

ARTICULO 37.- En la ceremonia de transmisión del Poder Ejecutivo Federal, una vez que el Presidente entrante haya rendido la protesta constitucional, el saliente entregará la Banda al Presidente del Congreso de la Unión, quien la pondrá en manos del Presidente de la República para que éste se la coloque a sí mismo.

Cada vez me enorgullece mas Felipe Calderón, nuestro presidente conoce las leyes que debe respetar y HACER respetar y para el señor Rocha, pues, tenga en cuenta leer nuestras leyes para no redactar artículos tan vergonzosos que pareciera oído en los chismes de lavadero y no de la autoría de un reportero profesional.

One thought on “Ricardo Rocha ignora la ley de símbolos patrios

  1. Internet Explorer 6.0 Windows XP

    man, nadamas uan aclaracion, la Constitucion NO es una ley
    😉
    ahi solo dice “lo que deberiamos hacer” no como hacerlo y no que pasaria si lo dejamos de hacer

    asi que el protocolo de cambio de poderes, no pasa de ser un protocolo

    por otro lado, yo tambien confio en que Don Felipe se chingue a los revoltosos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comment spam protected by SpamBam